Aquellos Tebeos

Aquellos que nos gustaba tanto leer

Durante la posguerra, la historieta española se convierte en el medio más popular del país, los tebeos muestran en clave de humor, porque no pueden hacerlo de otra forma, cómo era la sociedad de aquella época: los solterones, la familia, la relación entre los jefes y sus empleados, entre los burgueses y sus criados, los vagabundos, etc. Las personas que vivieron esa época se podrán sentir identificados con las historietas narradas, y las personas que no vivieron esa situación podrán descubrir cómo los autores de las historietas contaban veladamente la realidad del país.
Se pretende que personas de todas las edades, a través de la vida de los protagonistas de las historietas puedan captar de modo sencillo y claro cómo era la vida en España en aquellos momentos.

Aunque fundamentalmente las publicaciones iban dirigidas al público masculino, las niñas no se quedaron al margen y también hubo bastantes publicaciones dirigidas a ellas, las cuales aquí podeis observarlas:

http://www.rafaelcastillejo.com/tebeoschicas.html


TBO

El TBO en aquellos tiempos (mediados de los 60) ya era una revista mítica, quizá la única con historietas para niños, y que consiguió que con el paso del tiempo su nombre fuera adoptado popularmente para todas las revistas infantiles. Fuera cuál fuera la revista que comprabas (Pulgarcito, DDT, TioVivo ...) siempre ibas a por tebeos.



DDT

En 1951 se publica el primer número de la revista semanal DDT de Bruguera, título con un rotundo éxito entre el público y que marca el futuro de este sector editorial, al aparecer múltiples imitaciones.La publicación de DDT tiene tres épocas diferenciadas: la primera entre 1951 y 1964, la segunda entre 1964 y 1966 (como revista de humor para adultos), y la tercera época en donde retoma sus orígenes como revista infantil y juvenil entre los años 1967 y 1977.



JAIMITO

Se trata del tebeo de historietas humorísticas más importante de la Editorial Valenciana, y se publicó desde 1943 hasta 1985, con 1688 números ordinarios y varios extraordinarios, además de 34 almanaques. Su director artístico fue José Soriano Izquierdo y constituyó la principal exponente de la escuela valenciana de historieta cómica.



TIOVIVO

En 1958, de la mano del colectivo de dibujantes independizados de Bruguera y en su propia publicación, el TioVivo, llegó este Especial Terror a los desprevenidos kioscos. No siendo, como no hemos sido, muy dados por estos pagos a lo fantástico, ya la coplilla de Bisturín da el tono por el que historietas y chistes van a discurrir: lo macabro, la crónica negra tan española, la chufla de aire costumbrista y descreído, aunque sea con temas hoy tan intocables como el de la llamada "violencia de género".



ZIPI Y ZAPE

La creación más conocida de José Escobar tiene por protagonistas a dos hermanos gemelos, uno moreno y otro rubio, que no paran de realizar una travesura tras otra.  Uno de los rasgos más llamativos era la pasión que sentían ambos por el fútbol. Zipi era del Real Madrid y Zape del Barcelona. Tras los gemelos, los personajes de mayor protagonismo eran Don Pantuflo Zapatilla (el oronodo padre de Zipi y Zape, casi siempre ataviado con un albornoz y unas zapatillas), Doña Jaimita (madre y sufridora de los chiquillos) y Don Minervo (maestro de los gemelos y encargado de meterles en vereda en la escuela).



MORTADELO Y FILEMON

Estos cómicos personajes, creados por Francisco Ibáñez en 1958, son quizás los iconos más reconocibles dentro del mundo de la historieta española (de hecho es el tebeo español más traducido de la historia). Mortadelo, un as de los disfraces, y el irascible y algo gafe Filemón son dos agentes de la TIA, una versión de la CIA a la española, cuentan las aventuras y desventuras que sufren los dos personajes durante el cumplimiento de sus misiones, siempre aderezadas por elementos propios de la España de la época como la picaresca, la chapuza, el hambre, la pobreza, etcétera. Otros personajes de gran relevancia en sus historias son El Súper (jefe de Mortadelo y Filemón), la obesa señorita Ofelia (la secretaria) y el profesor Bacterio, el científico que ponía el punto surrealista a las historias con sus extravagantes inventos.



CARPANTA

Este personaje creado por José Escobar viste la indumentaria típica de un mendigo, vive bajo un puente y no tiene familia ni trabajo.  Todas las historias del frustrado Carpanta se centraban en su hambre y sus grandes dificultades para conseguir comida o un trabajo con el que sustentarse. Las viñetas reflejaban la dura situación de la España de posguerra y estuvieron a punto de sufrir las exigencias de la censura franquista. Antes de que la tijera ejerciese su papel, el autor redujo el tono del tebeo.



EL BOTONES SACARINO

Fue creado por Francisco Ibáñez y después dibujado por otros autores, este tebeo también se centra en los devenires laborales, concretamente los del botones del periódico El Aullido Vespertino. El botones Sacarino es un joven

cuya torpeza y vagancia no paran de meterle en problemas.

Los dos personajes que se oponen a la figura de Sacarino son el director y el presidente, ambos con actitud muy irascible.



PEPE GOTERA Y OTILIO

Creado por Francisco Ibáñez, estos dos personajes son dos chapuceros 
e ineptos trabajadores de una empresa de reparaciones que son incapaces de realizar ningún encargo como es debido. Pepe Gotera, caracterizado con bombín y bigote, es el jefe y se encarga de supervisar sin realizar grandes esfuerzos el trabajo que debe hacer su compañero Otilio. Éste es el encargado de realizar el trabajo duro, aunque siempre está más y mejor dispuesto para comerse el bocadillo. Su gordura evidencia que come más y mejor.



ROMPETECHOS

Según ha declarado Francisco Ibáñez en varias ocasiones, éste es su personaje favorito. Se trata de un hombre bajito, cabezón y con un pequeño bigotín que siempre se mete en líos debido a su exagerado despiste y elevadísima miopía. 
Todos los chistes de Rompetechos están provocados por sus constantes confusiones: nunca lee bien los letreros, confunde unos objetos con otros, a personas con animales, los lugares por los que pasa. Estos errores de este personaje siempre acaban en el algún desastre que provoca su ira, aunque siempre por ideas suyas muy alejadas de la realidad.



LAS HERMANAS GILDA

Esta obra de Manuel Vázquez Gallego tiene como protagonistas a la alta y delgada Leovigilda y la bajita y regordeta Hermenegilda, dos solteronas con personalidades muy diferentes. La inocente Hermenegilda se pasaba la vida buscando un marido mientras que su hermana mayor, más madura y de actitud más seca, intentaba frustrarla constantemente. Fueron representación de la represión sexual de posguerra hasta que la censura amenazó y hubo que rebajar el tono de los contenidos.



ANACLETO AGENTE SECRETO

Otro de los tebeos más conocidos de Manuel Vázquez, fue creado para las publicaciones de la editorial Bruguera, este personaje era en realidad una visión paródica de los espías y agentes secretos de las novelas negras y de películas como las de James Bond tratadas con un humor parecido al del televisivo Superagente 86.  El protagonista es un joven moreno y con flequillo que debe afrontar las complicadas misiones que le encomienda su autoritario jefe. Esta relación laboral es la que pone el contrapunto costumbrista a las tramas del tebeo, más centrado en las aventuras de Anacleto.



SUPERLOPEZ

Obra del dbujante Juan López, este personaje era la parodia española del todopoderoso Superman. Los enfrentamientos de Superlópez contra todo tipo de villanos dejaban a un lado el tóno épico habitual en los cómics de superhéroes para centrarse en la faceta humorística. Sin embargo, el personaje no tardó en relegar su papel como defensor de la justicia a un segundo plano y comenzar a preocuparse más por sus problemas cotidianos, tanto de su vida privada como en la oficina en la que trabajaba de contable.



13 RUE DEL PERCEBE

Esta creación de Ibáñez en realidad no es un tebeo sino una macroviñeta que muestra un edificio de apartamentos habitado por toda clase de personajes a los que le suceden historias de lo más variopinto y disparatado. No existe una trama común, cada personaje vive su situación particular en esa única viñeta. cada uno de ellos tiene una personalidad y una temática en la que siempre está encasillado: la portera, el ladrón torpe, el moroso de la azotea, la dueña de la pensión, o el veterinario.



DOÑA URRACA

Quizás represente mejor que ningún otro personaje del cómic el humor negro de posguerra. Doña Urraca,el pavoroso y cadavérico personaje de Miguel Bernet "Jorge", cuya primera aparición en público la emparentaba directamente con los genios del terror. Doña Urraca era una harpía trasladada a los difíciles días de la posguerra española.Su aspecto era efectivamente el de una bruja cuya oscura silueta no pretendía disimular la negrura de su corazón.
Se dedicaba habitualmente a soliviantar a la gente,a sembrar ciñaza entre las personas de buena voluntad para activar los malos instintos,y aprovecharse alevosamente de los más débiles .Un cortejo fúnebre era para ella el más hermoso de los espectáculos,un accidente sangriento se convertía en una broma,una deesgracia en motivo de regocijo.Y consecuentemente la gente la temía,se apartaba de ella porque su sola presencia inspiraba repugnancia.


PETRA CRIADA PARA TODO

Petra era una pueblerina tartamuda y algo simplona que servía en casa de una mandona solterona,Doña Patro, continuamente enfrentadas por las "ocurrencias" de Petra y los "mandados" de su señora. Petra vestía el típico uniforme almidonado y con cofia de las criadas y su deseo era volver a su pueblo con fortuna. Las meteduras de pata de Petra, las confusiones en los recados y algún intento de sisar o "escaquearse" de sus labores, eran la base de estas simpáticas historietas.



AGAMENÓN

Este personaje creado por Nené Estivil habitaba en una España de los años setenta que era, en su mayoría, rural. Su aspecto evoluciona según pasa el tiempo, y su tozudez y tontería es comparable a su tamaño que parece heredado genéticamente (el físico, claro), y que hace ganarse el mote de bruto del pueblo. Pese a que el mote no le gusta, su simple mentalidad hace que, quizás insconcientemente, cuando intentan instruirle se toma los textos de manera literal con el propósito de comer y comer, es una España de hambre.



EL CACO BONIFACIO

El protagonista, obra del dibujante Enrich, es el personaje Bonifacio, ladrón de profesión pero paradójicamente honrado, bonachón y hasta cándido. Alto y llamativamente cabezón, lleva el uniforme de su "oficio": gorra, antifaz y pañuelo anudado al cuello. Sus actividades le llevan con frecuencia a la cárcel, o, peor aún, termina siendo engañado por sus supuestas víctimas. Otro personaje de la serie es el también ladrón Pancracio, que hace de contrapunto a Bonifacio. Es un hombre bajito que solo se preocupa por robar a los demás, no como el propio Bonifacio. A menudo engatusa al susodicho Bonifacio para que le ayude a robar.




Comentarios: 0